Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.
Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias

domingo, 31 de mayo de 2015

Subida al Torrecilla (1919m) con un mal rato de despedida.

Hoy hemos ido a la sierra de las nieves a subir a la montaña más alta de la zona. El día era perfecto, la temperatura también y las fuerzas y ganas parecían acompañar. 

Primero voy a relatar lo que nos ocurrió y luego pondre las fotitos de rigor.
Subimos por un Pinsapar impresionante y llaneamos por la meseta de quejigales hasta llegar a la falda del pico. Subimos y bajamos ese tramo con un tiempo esplendido. Cuando llegamos al manantial que hay en la base empezó el suplicio. Estába llenando la botella de agua cuando comenzó a chispear. No tardó en caer un rayo en la misma cima del Torrecilla. Aquello me "mosqueó" un poco ya que estábamos bastante lejos del coche. unas 2:30 es lo que ponen las guias. A ese rayo le siguió otro y empezó a llover de verdad. Eran las 16:00 cuando decidí salir de allí porque estábamos sin el equipo adecuado, sólo con un poncho que se lo puso Menchu y lo más importante, teníamos varios km de ruta por la parte más alta de la zona, con pocos picos altos que nos rodearan y atrayeran a los posibles rayos. Empezamos a andar ligero hasta que los rayos comenzaron a caer uno tras otro. contábamos los segundos para saber la distancia aproximada donde caían..... Cuando llevábamos la mitad del recorrido ya nos había alcanzado por completo la tormenta y caían a nuestro alrededor. A 5 rayos no nos dio tiempo ni empezar a contar, cayendo a unos 150m aprox de nosotros. En estos momentos ya estábamos realmente preocupados, por no decir asustados pero sin perder la calma y teniendo muy claro lo que debíamos hacer. Salir de aquella meseta y bajar, bajar hasta el coche lo antes posible. El ritmo que llevábamos era ya del 120% pero la adrenalina del momento nos permitía mantenerlo. Justo antes de comenzar la bajada por la cañada del cuerno cayó otro cerca que nos dejó casi en shok porque cayó a escasos metros de donde teníamos que pasar nosotros metros después. Nos tiramos como pudimos garganta abajo en busca de la profundidad del cañón y buscando que la multitud de pinsapos que allí hay nos bajara un poco la probabilidad de que nos cayera alguno encima. Pero para colmo, la mayoría del camino la hicimos debajo de una intermitente granizada que golpeaban todo nuestro cuerpo. La baja temperatura que cayó hasta los 7ºC, el que íbamos totalmente empapados y que en toda la meseta no había ningún refugio decente para pasar la tromenta, nos obligó a seguir y seguir hasta el final. Llegamos al coche con la sensación de habernos jugado la vida y de haber aprendido a respetar a la montaña más si cabe de lo que la respetaba ya. Fuimos a Ronda a comprar ropa seca y regresamos a casa. Aquí os muestro el prefil de la ruta para que podais haceros una idea del camino recorrido.
El comienzo del día empezó con un retraso de media hora en la cuneta por una prueba ciclista.....


Comienzo del ascenso por la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Saliendo del pinsapar de la cañada del cuerno.
 Llegando a la meseta de los quejigales con estos preciosos quejigos de montaña.

Repostando agua en el Pilar de Tolox.



Emprendimos la subida y descubrimos a este macho adulto de cabra montesa.
 Panorámica desde la cima del Torrecilla.


 Descendiendo de la cima.
 Señalando la cima desde el Pilar de Tolox
 Comienzo de la lluvia.
 Chaparrónnnn. Desde este momento hasta que llegamos al coche no hay fotos porque no estábamos para estas cosas. 

Granizo junto al coche. Que conste que ya estábamos abajo y el granizo era mucho menos ya a esa altitud.
Aquí está mi brazo marcadísimo por los golpes después de andar-correr durante mas de una hora continuada bajo el granizo.
Granizo en el carril de salida. El granizo llegaba hasta la carretera general.


Vamos, una aventura que nunca hubiera querido vivir pero que me alegra haberla vivido para sentirme vivo. Por cierto, bajamos en 1:15 o 1:30 aprox.
Salud. 

jueves, 28 de mayo de 2015

Pinsapar. Una joyita gaditana

La semana pasada, Alfonso Ramos, Manuel Bárcenas y yo, hicimos la travesía del pinsapar.
 
Aquí está la expedición al completo. jeje.

Las vistas desde el comienzo de la ruta una vez pasado el puerto de las cumbres es sencillamente espectacular.
A medida que nos acercábamos al bosque notas que estás en un lugar completamente diferente al resto de la provincia. Recomendamos hacer la travesía desde la sierra de las cumbres hasta Benamahoma ya que sólo se sube un desnivel de 200m al principio y el resto es cuesta abajo.

Aqui vemos alguna foto del interior del sendero por cortesía de Manuel.


Los picos picapinos hacen sus nidos en los pinsapos secos.

En las paradas para descansar y dejar pasar a las pocas personas que nos encontramos disfrutamos de unas vistas increibles.
En cuanto a las aves, lo más destacable fue ver a varios ejemplares de carbonero garrapinos. Este es el único lugar de la provincia donde los he visto.

Llega un momento en que el camino se ensancha y se hace un carril más ancho y cómodo para andar.
A medida que descendíamos y nos acercábamos a Benamahoma la vegetación cambiaba y se hacía más variable. Algunas parejas son muy poco frecuentes, como este palmito ese pinsapito. jeje.

Salud

domingo, 17 de mayo de 2015

Roquero rojo y halcón peregrino III

Este sábado, Victor Guimera y yo, hicimos una escapada express para ver como evolucionaban los roquero rojos de la zona del puerto de las palomas (Grazalema).
Llegamos justo después del alba y comenzamos a subir. El viento de levante hacía de las suyas en las zonas altas, incomodando un poco la estancia allí. Buscamos un lugar en el que nos protegieramos un poco, que estuviera a la sombra y que las observaciones se hicieran con el sol de espaldas siguiendo la intuición de Victor. Estuvimos un rato por alli y vimos a la pareja de roqueros por la zona, pero manteniendo muy bien la distancia. Cuando ya ibamos a regresar, estando yo incluso en pie y comenzando a recoger las cosas, este precioso macho se posó en una cornisa muy cercana, más de lo que cabia esperar, por lo que le tiramos una rafaga de fotos y salió esto. jeje.

 Como vereis, las fotos que subo son de la misma secuencia. Aprovechando los 5 segundos que nos regaló esta preciosidad de animal.
Otra más.
Y la última.
Desde ahí, se dejó caer en picado por la pared vertical hasta perderlo de vista. Seguramente a su nido que estará en alguna grieta inaccesible de la pared.
La ladera que estaba al norte de ese cortado estaba repleta de peonías, teniendo unas vista impresionantes de los alrededores. Aqui vemos la garganta verde al fondo.


Y esta otra con el pantano de Zahara.

Luego y que quede claro, siempre desde CAMINO PÚBLICO y a una distancia más que prudencial, nos acercamos a ver a la pareja de peregrinos que cria en la zona. Esta fotografía dice mucho más de lo que parece.
Aquí se representa una de las fases más importantes de la vida de un ave rapaz. Fue emocionante ver y entender lo que estaba ocurriendo. Esta hembra llegó con esta paloma al nido. Yo creí que le daría de comer y se llevaría un buen rato cebando a los pollos, pero no fue así, a los 3-4 minutos se fue. Desde mi posición no se ve el nido, por lo que no sabía en que fase de desarrollo estaban los pequeñines. Mi sorpresa fue ver como una par de pollos empezaron a moverse entre una flores en unas rocas cercanas al nido, viendo como ya estaban completamente emplumados y a punto de volar. Lo que acababa de presenciar era el intento de la madre para que los pequeños saltaran del nido en su primer vuelo. Llegó, le dio un poco de comer dejándolos con hambre y su fue a un posadero cercano donde deberían estar viendola con la presa. Era increible lo que protestaban los pollos llamando a la madre para que les diera de comer y ella no volvía. Parecía que le decía " si quereis comer, pues venid hasta aquí" Los pollos chillaban y hacían ejercicios con las alas fortaleciendo sus músculos.
Aquí vemos, entre las flores, a uno de los pollos una de las pocas veces que le pude ver la cabeza "limpia". Como podeis ver, ya están "roqueros", es decir, abandonan el nido para explorar los alrededores.

La madre y el padre se mantenían posados en sus atalayas favoritas a la espera de que algún intruso se acercara más de lo recomendable para salir a darle una lección. Aquí vemos a la hembra.

Y aquí al macho.
Nos fuimos de allí dejando a los halcones en sus posaderos y entretenidos con los buitres, sabiendo que seguramente cuando vuelva ya estarán volando junto a sus padres y aprendiendo a cazar. Otro espectáculo, sin duda.
Por último, os dejo la foto de un buitre que nos pasó realmente cerca.

Todas las fotos están realizadas sin molestar a los animales, desde camino público y con la cámara FZ72, a la que realmente no se le puede pedir más. Las fotos están recortadas y procesadas con lightroom.
Salud.

domingo, 10 de mayo de 2015

Pasando la mañana con el roquero rojo.

Este sábado por la mañana no pasamos Carlos Franco, Alfonoso Ramos y yo otra vez por la zona del puerto de las Palomas. Allí pudimos ver que la primavera esta al 100%
En las zonas más altas pudimos ver como un par de parejas de roqueros rojos estaban marcando su territorio. No había ni rastro de las hembras, por lo que supongo que deben estar ya incubando.

 El sol ya empeiza a hacer de las suyas y a las 10.30, hora aproximada de las fotos, hacía una temperatura que rozaba ya los 30 grados al sol. Los roqueros mantenían sus posaderos y defendían las zonas contra cualquier intruso que se acercara.

Es un ave que para verla hay que subir muy arriba en la sierra y siempre es un gustazo poder observarlo. Tiene una marca blanca muy característica en su espalda que a mi me recuerda a la cruz que veo en algunas tartas. jeje.

 Mezclaban posaderos en roca y arbustos. Todos rodeaban la parte alta de la garganta donde suelen criar. Como vemos en esta fotografía si comparamos las marcas blancas, son dos los ejemplares de roquero rojo macho que había en la zona.

Mientras estabamos allí arriba, nos sorprendio la llegada a la zona de un gavilan y una pareja de águilas perdiceras. Lástima que se posaron a cubierto en árbolito.

Al ratito una salió volando y aquí la vemos ya justo antes de perderla de vista por el cortado


Luego, pasamos a ver la familia de peregrinos que cria en las cercanías y comprobamos como ya hay pollos hambrientos, obligando a los padres a duplicar sus esfuerzos en defender la zona y a tener un constante aporte de alimento. Aquí lo vemos llegando a su posadero después de espantar a un buitre.

Cuando la pareja vuela en solitario puede ser dificil saber diferenciar a la hembra del macho, aunque realmente se ve la diferencia de tamaño, ligereza al volar y corpulencia de uno con respecto a otro. aaquí vemos al macho.
y aquí a la hembra.
Por si todavia no veis bien la difernecia, he creado un pequeño gif donde se aprecian perfectamente las diferencias entre ambos.
Atacaban todo lo que pasaba por debajo de su posadero, dejando tranquilo a los que les pasaban por encima. El halcón lo podemos ver en el pico de la roca de la siguiente fotografía. Fue increible ver como hizo un ataque continuado a una perdicera adulta que estaría a mas de 500m de distancia. Sencillamente espectacular.

Como nota curiosa, comentar que ya están las peonías en flor.

y que alguna seta tardía todavía se puede encontrar en la cara norte de las montañas.

Salud

Entradas populares