Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.
Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias

domingo, 22 de enero de 2017

Villaluenga-colada de la plaza de toros-Republicano-Libar

Esta semana hemos recibido con alegría una ola de frío que nos ha dejado nevadas en cotas muy bajas donde hacía décadas que no se veía ningún copo. Yo no podía dejar escapar esta ocasión para acercarme a la sierra para hacer una ruta y ver nevado algunos lugares que sólo conozco sin nieve.

Cuando tenemos estos días de nieve, siempre me gusta dar unos simples consejos que nos permitirá disfrutar muchísimo más de ella. 
-1º Llegar cuanto antes al lugar elegido para ser el primero que pisas la nieve. Esto tiene un valor que si no lo has hecho nunca no lo sabrás ni valorarás. A mi particularmente es algo que me encanta. Como en Cádiz no nieva demasiado, en poco tiempo, ese sendero que tu abres, se convertirá en un barrizal de tantas personas que caminarán sobre él.
-2º Ir sólo a lugares conocidos por ti anteriormente. Aunque conozcas una ruta, verla nevada la hace totalmente diferente y, si te desorientas un poco, como sabes donde estás te aseguras la orientación y te ahorrarás un mal trago. Un temporal de nieve no es buen momento para experimentos. (Sabeis que no soy amigo de los GPS porque, aunque es una buenas ayuda, te vuelven medio tonto y como te quedes sin batería....)
-3º Buena ropa. Algo tan sencillo y a la vez esencial. Un buen equipo es la diferencia entre disfrutar o pasar un mal rato con las piernas y pies congelados y chorreando. Por lo menos se debe llevar una muda completa en el coche y cambiarte al llegar a él. Esto te dejará como nuevo y evitaremos enfriamientos innecesarios.
-4º Llamar al 011 antes de salir para ver qué carreteras tienen resticciones por la nieve. De esta forma ahorraremos tiempo y no nos meteremos en carreteras peligrosas. Ante cualquier duda, marcha atrás, no merece la pena.

El viernes, Carlos Franco y yo salimos dirección Benaocaz para ver como estaba la situación y decidir allí que ruta hacer. Comprobamos que la nieve allí no era demasiado gruesa y, como la carretera hasta Villaluenga del Rosario estaba abierta, pues decidimos subir hasta allí. Sólo entrar por la manga fue una gozada.
Viendo como estaba la cosa ya tenía claro la ruta a seguir. Quería ver los Llanos del Republicano nevado. Intentamos llegar al parking pero el carril tenía muchísimo hielo, por lo que dimos marcha atrás  y lo dejamos junto a la piscina.
Sólo comenzar a andar vimos ese precioso puentecito romano nevado.
Comenzamos a subir y nos dimos cuenta que hicimos lo correcto en no adentrarnos demasiado en el carril con el coche porque se puso impracticable para un turismo.
Un poco más arriba podemos ver una preciosa vista del pueblo y de la cordillera que lo protege.

Llegamos al parking oficial.
Aquí decidimos hacer una ruta alternativa para no ir y volver por el mismo camino. Bajamos por la colada de la plaza de toros.



Bajamos hasta dar con el paraje de las cañadillas con unas vistas impresionantes.

De allí subimos por el carril hasta llegar a los Llanos del Republicano. Como suponía estaba impresionante.

Como íbamos bien de fuerzas y tiempo, decidimos subir al refugio del Puerto del Correo y tomar los bocadillos allí.
Si bonito había sido el camino por el momento, la subida por este sendero fue simplemente espectacular. Hicimos toda la ruta con nieve virgen sólo marcada por pisadas de vacas y otros anilames más pequeños.
La cantidad de nieve de este lugar era imporesionante y gozábamos a cada paso que dábamos. En el primer tramo tuvimos la suerte de que una vaca quería ir al mismo lugar que nosotros y marcó un poco el sendero ;)


 Llegamos a la mitad de la subida del puerto y nos desviamos al Sur unos metros para visitar ese precioso refugio.

Comimos dentro de él y seguimos subiendo el puerto. En este tramo ya no tuvimos ninguna guía y el sendero estaba totalmente borrado, por lo que la intuición fue lo que usamos. Creo que acertamos en un 90%. Aquí pongo algunas fotos del "sendero". ¿Lo veis?



 Llegamos arriba y vimos el panel informativo del GR7 y la cancela que debemos cruzar para bajar a los Llanos de Libar.

Los Llanos de Libar también estaban impresionantes. De esta forma hemos visto nevado la Manga de Villaluenga, Los Llanos del Republicano, los Llanos de Libar más las sierras que los rodean.
Una vez aquí, viendo que ya eran casi las 15:00 y que el cansancio empezaba a hacernos mella, decidimos volver a Villaluenga pero por el camino "oficial"
Cuando llegamos a los llanos del Republicano vimos como muchísima nieve ya se había derretido. En la ladera que hay encima del pueblo ya no tenía nada de nieve.
Todavía quedaba ese último repecho que nos lleva hasta el parking oficial de la ruta..... como odio esa cuesta.... jeje.
Y sin más, llegamos al coche dando por finalizada esta preciosa ruta.
Aquí os dejo el mapa oientativo dibujado por mi. Calculo que han sido unos 13.5 km. aproximadamente.
Las fotos son de Carlos Franco y mías.
Salud

domingo, 18 de diciembre de 2016

Salto del cabrero. Benaocaz.

En esta coasión hicimos una ruta que es recomendable para hacerla toda la familia. Tiene un par de subidas pero que se hacen sin dificultad. Empezamos desde la parte norte de Benaocaz.
Comienza por una pista cómoda.
Cruzamos por un par de cancelas hasta que llegamos al arroyo del pajaruco.
Seguimos el sendero que cominenza a subir hasta que llegamos a un a los llanos de Don Fernando.
Seguimos andando y giraremos a la izquierda para bajar un poco y llegar mirador del Salto del Cabrero.
El tiempo empezó a cmabiar y a caer algunas gotitas, por lo que dimos la vuelta por el mismo camino.
De vuelta veremos una preciosa estampa de Benaocaz. A mi particularmente me encanta y me parece de otro lugar. Son de esas fotos que si estuvieras de viaje en otro lugar te fliparía, pero como es aquí no lo valoramos como deberíamos.
Pues lo dicho, una ruta muy bonita para ir en familia o cuando no tienes ganas de andar demasiado pero sí de quitarte las telarañas un poco. jeje.
Salud.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Subida al Torreón.

Esta mañana me desperté a las 7:40 y no tenía ningún plan. Era mi primer día de vacaciones y, como la semana anterior ya había ido 3 veces a la sierra pues no tenia planeado ir otra vez. Desayuné y me quedé en el sofá viendo la tele hasta que uno dijo "la vida está para gastarla porque este día que pasa no lo vas a poder usar en otra ocasión" Esa frase me hizo aparcar la pereza y decidí ir a la sierra a ver donde terminaba. Salí a las 10:00, muy muy tarde para mi gusto, por lo que mi idea era hacer la ruta desde Benaocaz al Salto del Cabrero y, una vez allí, ver hacia donde iba dependiendo de la hora que fuera, pero mientras llegaba a El Bosque vi la increible silueta del Torreón y me dije a mi mismo esa frase que a todos nos han dicho alguna vez "no hay cojones" jejeje. Era lunes, por lo que no habría problemas para el permiso, así que fuí a la oficina del parque y lo pillé. Llegué al aparcamiento y empecé a andar a las 11:45. Según el cartel eran 3 horas de camino solo la ida, por lo que no podía dormirme en los laureles.
El camino no tiene pérdida. Se resume en subir, subir y subir. Aquí más que nunca es importante el ritmo de subida. De pequeño me decía mi padre que para subir una montaña "hay que subir como un viejo para llegar como un joven, porque si subes como un joven llegarás como un viejo" Las vistas empiezan a ser espectaculares desde el primer momento.



El sendero pasa por zonas de sombra y, cuando llevas más de la mitad, se empieza a abrir.



En torno a los 1550m entramos en una garganta con zonas húmedas donde encontré varias cabras montesas que andaba por allí.
Y al fin llegué al último tramo. Este último tramo es el más delicado porque hay que trepar en alguna ocasión pero nada que con cuidado no se pueda superar.

Y al final llegué arriba en poco más de 2 horas, por lo que tenía tiempo de sobra para disfrutar de las vistas.
Ver a tus pies el pinsapar es un gustazo para la vista.





Allí, en la misma cumbre, vi varios ejemplares de acentor alpino.
Durante el camino veremos varios ejemplares de pinsapo.
Y desde allí regresamos por el mismo camino por una bajada que se hace algo larga hasta que vemos los coches.
Y aquí podeis ver el perfil de la ruta.
Resumiendo, una ruta de las clásicas que hay que hacer de vez en cuando y que no defrauda nunca.
Salud.

Entradas populares