Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.
Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias

miércoles, 11 de marzo de 2015

Polluela pintoja 2. Mas sus compañeros de la laguna.

Regresé a la charca 4 dias más tarde para ver si continuaba la polluela en la zona. Llegue cuando despuntaba el sol en el horizonte y allí estaba. En el mismo lugar, andando por la misma zona pero sin separarse tanto de su escondite como la primera vez.
Es curioso ver como no se apartaba más de 5 metros de la zona en la que ella se sentía más segura. En esta ocasión se desplazaba por una zona donde la visibilidad era más reducida que en la otra ocasión, debiendo  ser paciente y esperar a que estuviera en "campo abierto" para poder hacerle una foto "limpia"
 Definitivamente es un animal más confiado de lo normal, ya que dieron las 11:00 y seguía apareciendo en campo abierto de vez en cuando, cosa muy rara en esta especie con hábitos casi crepusculares.
Mientras se decidía a salir de los carrizos, nos distraíamos con los pequeñines que pasaban por allí. Los pájaros moscones se han portado muy bien y lo hemos visto a placer en las espadañas de los juncos.
 Aquí os muestro una pequeña serie de esta preciosidad con sus posturas más típicas.
Me dio la sensación que era un sólo ejemplar que no paraba quieto e iba de un lugar a otro. No llegué a ver a más de uno a la vez .
Los pechiazules si estaban mejor representados y había un mínimo de 3 ejemplares, alguno con medalla blanca y otros sin medalla.
Eso sí, no paraban quietos de un lado para otro. Era complicado cogerlo en una postura buena, que le diera el solecito y me saliese enfocado. jeje. Pero bueno, alguna ha salido medio decente y vale para que nos hagamos una idea.
Me parece mentira que el próximo mes, este ave estará en las partes más altas de la sierra de Gredos criando, mientras ahora esta en un humedal a nivel del mar.
Y si complicado fue pillar a éste en buena posición, el retratar a alguno de los ruiseñores bastardos que había en la zona fue una odisea.
No paraban de moverse entre los juncos, se peleaban entre ellos y cuando salían, no paraban quietos y justo antes de darle al boton de la cámara....adios, se movía y lo perdía. Aquí subo las 2 mejores que he podido sacar a esta especie complicadilla también.
Había multitud de mosquitero sp, y un par de lavanderas boyeras (o pipita canaria, como se dice en Puerto Real), siendo las primeras que veo esta temporada.
En fin, un charco de los más entretenido que habrá que apuntar en la agenda de lugares a visitar durante el año para ver que se mueve por allí en el resto de las estaciones y descubrir las sorpresas que puede llegar a tener.
Salud.

2 comentarios:

  1. ¡ Precioso, me ha encantado. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, vaya...con la charquita. Me ha gustado mucho la crónica, con esos protagonistas alados tan singulares. Las imágenes preciosas, pero lo más importante, el hallazgo de la charca.

    Saludos desde Donosti
    Alfredo

    ResponderEliminar

Entradas populares