Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.
Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias

domingo, 31 de mayo de 2015

Subida al Torrecilla (1919m) con un mal rato de despedida.

Hoy hemos ido a la sierra de las nieves a subir a la montaña más alta de la zona. El día era perfecto, la temperatura también y las fuerzas y ganas parecían acompañar. 

Primero voy a relatar lo que nos ocurrió y luego pondre las fotitos de rigor.
Subimos por un Pinsapar impresionante y llaneamos por la meseta de quejigales hasta llegar a la falda del pico. Subimos y bajamos ese tramo con un tiempo esplendido. Cuando llegamos al manantial que hay en la base empezó el suplicio. Estába llenando la botella de agua cuando comenzó a chispear. No tardó en caer un rayo en la misma cima del Torrecilla. Aquello me "mosqueó" un poco ya que estábamos bastante lejos del coche. unas 2:30 es lo que ponen las guias. A ese rayo le siguió otro y empezó a llover de verdad. Eran las 16:00 cuando decidí salir de allí porque estábamos sin el equipo adecuado, sólo con un poncho que se lo puso Menchu y lo más importante, teníamos varios km de ruta por la parte más alta de la zona, con pocos picos altos que nos rodearan y atrayeran a los posibles rayos. Empezamos a andar ligero hasta que los rayos comenzaron a caer uno tras otro. contábamos los segundos para saber la distancia aproximada donde caían..... Cuando llevábamos la mitad del recorrido ya nos había alcanzado por completo la tormenta y caían a nuestro alrededor. A 5 rayos no nos dio tiempo ni empezar a contar, cayendo a unos 150m aprox de nosotros. En estos momentos ya estábamos realmente preocupados, por no decir asustados pero sin perder la calma y teniendo muy claro lo que debíamos hacer. Salir de aquella meseta y bajar, bajar hasta el coche lo antes posible. El ritmo que llevábamos era ya del 120% pero la adrenalina del momento nos permitía mantenerlo. Justo antes de comenzar la bajada por la cañada del cuerno cayó otro cerca que nos dejó casi en shok porque cayó a escasos metros de donde teníamos que pasar nosotros metros después. Nos tiramos como pudimos garganta abajo en busca de la profundidad del cañón y buscando que la multitud de pinsapos que allí hay nos bajara un poco la probabilidad de que nos cayera alguno encima. Pero para colmo, la mayoría del camino la hicimos debajo de una intermitente granizada que golpeaban todo nuestro cuerpo. La baja temperatura que cayó hasta los 7ºC, el que íbamos totalmente empapados y que en toda la meseta no había ningún refugio decente para pasar la tromenta, nos obligó a seguir y seguir hasta el final. Llegamos al coche con la sensación de habernos jugado la vida y de haber aprendido a respetar a la montaña más si cabe de lo que la respetaba ya. Fuimos a Ronda a comprar ropa seca y regresamos a casa. Aquí os muestro el prefil de la ruta para que podais haceros una idea del camino recorrido.
El comienzo del día empezó con un retraso de media hora en la cuneta por una prueba ciclista.....


Comienzo del ascenso por la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Pinsapar de la cañada del cuerno.
 Saliendo del pinsapar de la cañada del cuerno.
 Llegando a la meseta de los quejigales con estos preciosos quejigos de montaña.

Repostando agua en el Pilar de Tolox.



Emprendimos la subida y descubrimos a este macho adulto de cabra montesa.
 Panorámica desde la cima del Torrecilla.


 Descendiendo de la cima.
 Señalando la cima desde el Pilar de Tolox
 Comienzo de la lluvia.
 Chaparrónnnn. Desde este momento hasta que llegamos al coche no hay fotos porque no estábamos para estas cosas. 

Granizo junto al coche. Que conste que ya estábamos abajo y el granizo era mucho menos ya a esa altitud.
Aquí está mi brazo marcadísimo por los golpes después de andar-correr durante mas de una hora continuada bajo el granizo.
Granizo en el carril de salida. El granizo llegaba hasta la carretera general.


Vamos, una aventura que nunca hubiera querido vivir pero que me alegra haberla vivido para sentirme vivo. Por cierto, bajamos en 1:15 o 1:30 aprox.
Salud. 

2 comentarios:

  1. ¡ Que angustia con la tormenta y menudo golpes de los granizos. Besitos y me alegra que todo saliera bien.

    ResponderEliminar
  2. Toda una experiencia! Por suerte no pasó nada y es una buena anécdota para contar, jajajaja.
    Un saludo!

    Preciosas fotos de la tormenta

    ResponderEliminar

Entradas populares