Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.
Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias

viernes, 5 de junio de 2015

Los últimos halcones costeros de Cádiz

Esta semana he pasado un rato acompañando a una de las últimas familias de halcones peregrinos que crían en la costa de la provincia de Cádiz. Solemos pensar que los halcones crían en la sierra pero hay algunos halcones que crían en la costa. Estos halcones, según decía Félix Rodriguez de la fuente, eran los más poderosos y aptos para la cetrería. Él mismo "expolió" un nido de un acantilado del norte de España para regalarselo a un rey árabe en nombre de la corona española. El mismo Félix, tenía en unas parejas que criaban antaño en los acantilados de roche un reserva de halcones para su afición e intercambios. Es por este motivo por lo que hay que ser prudente con su ubicación ya que todavía están sufriendo los expolios de algunos energúmenos y, aunque ya estos pollos están volando y su radio de acción es enorme, pueden ubicarse para la próxima temporada.
La costa de Cádiz, desde Chiclana hasta Algeciras, tiene kilómetros y kilómetros de enormes acantilados que son aptos para que se reproduzca esta rapaz pero las parejas que crían ya son muy pocas. Creo que son sólo 3 las parejas que quedan en todo el litoral.
Aquí vemos a la parejita comiendo una paloma.

Y otras más comiendo.


Y aquí lo vemos después de comer.

Normalmente las polladas de los halcones son de 2, 3 o 4 pollos, siendo en esta ocasión 3 los pollos que han salido adelante. En esta fotografía tuvimos una suerte enorme ya que estábamos a casi 1 km de su supuesto nido cuando llegó el macho con un estornino y se lo pasó a un pollo. Digo supuesto porque aunque se donde está el nido, nunca me he acercado ni lo he visto en la distancia siquiera.


El pollo lo cogió y comenzó una pelea espectacular en el aire con sus hermanos para ver quien se lo quedaba.


 Cuando se hartaron de pelear, decidieron posarse realmente cerca de nosotros en una cornisa al resguardo del viento de levante e ignorándonos completamente.

Estábamos atónitos viendo como estábamos delante de un espectáculo sin igual sin interferir lo más mínimo en su comportamiento, a plena luz del día y sin hide.

Empezaron a volar otra vez y a increpar a las gaviotas que no sabían ni por donde le venían. A poco que se esforzaban un poco le pasaban por su lado como un misil.

Aquí vemos a uno de lo pollos que tiene toda la pinta de ser una hembra por su corpulencia.

Los juegos que hacen entre ellos son el aprendizaje básico para cazar y sacar el máximo partido a su increible potencial volador.

Volaban en solitario, en pareja o incluso los 3 a la vez, rozando incluso el suelo del acantilado.


Estar 10 minutos con estas aves en este momento donde comienzan a volar y a comprobar de lo que son capaces de hacer en el aire ha sido un gustazo.

Ahora os muestro una serie de fotos donde se repiten los juegos y disputas entre hermanos.



Y todo esto bajo la atenta mirada de los padres desde las altura. Aquí vemos a la hembra.
Y aquí el macho.
Todas las fotos están realizadas sin hide, desde lugar público y sentadito en la silla cual dominguero sin molestar al animal.
Salud.

3 comentarios:

  1. Precioso el reportaje, y las imágenes, especialmente los pollos, espectaculares.. A veces, sin buscarlo, la naturaleza te depara estos momentos increíbles. ! Enhorabuena por estar ahí para disfrutarlo !

    Saludos
    Alfredo

    ResponderEliminar
  2. Muy grande el reportaje e increíbles las fotos
    Enhorabuena

    ResponderEliminar

Entradas populares