Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.
Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias

domingo, 25 de octubre de 2015

Pico de la Gallina. Montes de propio de Jerez.

33 años. Este el tiempo que llevaba en mi mente subir a este pico. Durante 33 años mi padre me ha estado contando cada vez que íbamos al Charco de los Hurones que, un agente forestal al que le llamaban "el pala",  llevó a mi hermana y a él al Pico de la Gallina en su 4x4. Una de las cosas que más le llamó la atención era la cantidad de laureles que había en el camino y que siendo verano, el personal del INFOCA, tuviera la chimenea encendida y los chaquetones puestos. Siempre que girábamos a la izquierda en el cruce para ir al pantano echaba una mirada al Este para ver ese pico, el Pico de la Gallina. Esta pequeña introducción sirve para que os hagais una idea de la ilusión que me ha hecho hacer esta ruta.
Comenzaré por poner una serie de fotos del panel informativo que hay a la entrada ya que es la mejor información de la ruta que hay hasta ahora y es el único lugar donde lo podemos encontrar. Primero una descripción general de la zona. Añadir que hay también una pequeña población de cabras montesas.
Ahora el mapa.
Y por último el perfil, desnivel, etc.
Como podeis ver en el mapa, el lugar de acceso está muy cerca de Puerto de Gáliz y no tiene pérdida. En casi todo el trayecto vamos por pista forestal.
Una preciosa pista forestal que te introduce de lleno en el corazon de los Alcornocales.
El paisaje es de cuento. Los alcornocales y los quejigales se suceden uno tras otro.
En este tramo nos encontramos subiendo por el "canuto"  que forma el "arroyo de las palas". El camino es un zig zag por la ladera.
Me ha impresionado ver el porte de los laureles. Fuera de zonas protegidas de alguna forma ya no se encuentran porque han sido talados en su mayoría por energúmenos que no valoran nada. Aquí me encuentro con un ejemplar de varios metros de altura.
La pendiente es suave y el camino cómodo pero no deja de subir. En una zona de umbría vemos como 2 corzos salen huyendo al oir nuestros pasos. No me da tiempo hacerles ninguna foto. Seguimos caminando siguiendo los postes indicativos hasta que llegamos a un curce.
A la derecha subimos al pico y por el camino de la izquierda es por donde regresaremos más tarde.
 En esta zona, con mucho menos encanto al ser una zona de repoblación de pinos, se endurece algo más la subida pero nada que no pueda hacer cada uno a su ritmo.
Seguimos subiendo y la pendiente se hace más suave. En esta foto se aprecia como ha cambiado el paisaje a medida que ganamos altura.

Y llegamos a la parte más alta donde cresteamos por un cortafuegos.
 Seguimos hasta la base del pico donde nos espera la parte más empinada de la subida.
Aquí lo vemos ya más cerca.
 En el último tramo ya se acaba la pista y subimos por una veredita.
En la parte de atrás de la edificación, bajo la escalera, podemos resguardarnos si llueve o hace mucho viento.
Con cuidado de no resbalar subimos hasta la cima.
Aquí la foto de grupo en el pico. De izquierda a derecha (Menchu, Felipe, yo, Fernando y Zayda)
Las vistas desde arriba son preciosas. Aquí vemos la sierra de Grazalema.
 El pantano de Guadalcacín con Algar a la derecha.
Y las zonas más altas del Aljibe.
Bajamos del pico y tenemos que deshacer el camino unos cientos de metros hasta ver a nuestra derecha una pista entre pinos.
En las zonas más altas hay pinos que se han visto afectados por el viento de levante.
 Comenzamos a bajar por una pista menos evidente que la que nos llevó arriba pero que se sigue sin demasiados problemas.
Llegamos otra vez a un alcornocal precioso donde hay que estar un poco atento porque te puedes despistar del camino que no para de descender en todo momento.
En esta zona vemos setas enormes.
Cruzamos otra zona reforestada de pinos hasta que llegamos a la pista forestal donde debemos girar a la izquierda. Empezamos a andar ya dirección al punto de salida. Por este tramo, que discurre por el arroyo del parral, vemos también quejigales y alcornocales preciosos. Todo està cubierto de helechos (algo secos todavía) y musgos de un grosor impresionante.
Ahora os cuento una cosa que podreis ver en esta zona, que se me escapó fotografíar y que espero que alguien que visite la zona lo haga, En uno de los quejigales nos encontramos en la misma pista un puesto de caza, a 40m en el mismo carril un abrevadero de metal y a media ladera arriba, a unos 50m, un comedero....¿Así se mata a un corzo? Te llevan en 4x4, no das ni 1 paso y te sientas, esperas a que venga a comer, donde está aquerenciado porque siempre tiene comida y agua allí, y le pegas un tiro a 50m. ¿Qué difícil es cazar un corzo no? Sinceramente no creí que tuviera tan poco mérito, la verdad. No se qué le ven, pero bueno, cada  uno es cada uno y mientras que sea legal no diré nada más.
Durante el camino comprobamos como los madroños de esta ruta son de los más grandes y dulces que he probado en mi vida.
Están preciosos con esos frutos tan coloridos.
Y como el suelo estaba muy blando, vimos muchas huellas de corzo, ciervo, zorro y esta "de libro" de Tejón. Lástima que no se dejara ver.
Y así llegamos al comienzo de la ruta.
Resumiendo, es una preciosa ruta que hay que hacer. Os aconsejo que si teneis en mente hacerla, la hagais lo antes posible ya que las fincas donde están estas nuevas rutas, aunque sean fincas públicas, se dedican a la caza mayor, ganadería y al corcho. Por todos es sabido que la mayoría de los cazadores, guardas, etc  son de la opinión de que cuantas menos personas entren por sus zonas de caza mejor para ellos. Este lobby tiene muchísimo poder y estas fincas se rigen por decisiones políticas por lo que ¿quién nos asegura que dentro de 4 meses no vuelven a prohibir el acceso hasta dentro de otros 30 años? yo espero que no porque me parece una genial idea el acceso controlado a la zona para que todos podamos disfrutarlas. Le doy la enhorabuena y las gracias a TODOS los que hayan participado en la apertura de estas nuevas rutas.
Las fotos que aparecen son de Felipe Nold y mías.
Salud

miércoles, 21 de octubre de 2015

Un día de plumas, pelo y escamas.

Esta mañana me he acercado a la isla de las Palomas, en Tarifa, a contar aves marinas. He acompañado al personal de Migres. Estábamos Alex, Carlos, Mario (un chaval de Burgos) y yo. Han construido un observatorio de cemento que sirve para estar a la sombra, cosa que se agradece.
El flujo más numeroso ha sido el de pardelas cenicientas, baleares y alcatraces.
 Pasaron muchos charranes patinegros, algunos comunes y fumareles. También se vieron 5 charanes bengalíes.
 Un halcón peregrino fue acosado por una gaviota porque llevaba presa y lo siguió hasta que llegó a tierra firme. También pasaron algunos individuos de gaviotas de audouin, llegando a posarse una frente a nosotros.

Hemos visto, en la distancia, dos grupos de delfines saltarines, pero lo que más ilusión me ha hecho ha sido ver un enorme banco de peces voladores que salieron volando a la vez escapando de algo que le estaría acosando por debajo. Luego vimos saltar un atún, por lo que supongo que serían los que le estaban acosando. Lástima que para fotos rápidas deja mucho que desear mi cámara, pero pude hacer una foto donde se ven 4 peces voladores en pleno vuelo. Se que no es gran cosa, pero a mi me he hecho mucha ilusión ver algo así. Luego saltaron otra vez y de vez en cuando se veía algún ejemplar solitario saltando también.
A las 3 nos fuimos de la isla, comí un bocadillo de tortilla impresionantemente bueno y barato en el bar del puerto pesquero y me fuí a la janda. Cuando llegué me alegró ver que ya estaban las grullas aquí. Es el indicativo que se fue el calor y ya llega ese frío que me gusta tanto. ;)
En la tablas de arroz había muchísima cigüeña balnca, algunas garzas y 3 garcetas grandes. Aquí podemos comparar a las 2.
Seguí por la zona de la finca de las habas donde vi 3 perdiceras jóvenes intentando cazar palomas, pero demasiado lejos para poder disfrutarlas. Un par de cuervos si se me posaron cerca protestando porque yo estaba en su territorio. jeje.
Un grupo de grajillas expulsaban a un ratonero. Es increible lo constantes que son.
Seguí por la vía pecuaria que va hasta Facinas y ha sido allí donde me he encontrado con las Imperiales. Primero me he encontrado a una inmadura comiendo algo encima de un tubo de riego.
Se fue volando y yo decidí irme también. No tarde ni 500m en ver otra gran rapaz. En uno de sus giros pude ver perfectamente que era una Imperial adulta con esos hombros blancos.
Empezó a tomar altura hasta que se fue al mismo lugar donde había estado comiendo la inmadura minutos antes. Alli la pude ver a la perfección con el telescopio durante un buen rato. Qué chulada de animal.....
Terminó de comer y se fue. Yo me fuí dirección Benalup y antes de llegar a la zona asfaltada, que por cierto han arreglado, se me cruzo un meloncillo. Llegué al pueblo y me fui dirección Alcalá para coger la autovía. Antes de llegar me llevé la última sorpresa del día. En una finca junto a la carretera vi, posiblemente, al mayor gamo que he visto en mi vida. Sus palas son enormes.
Este ejemplar seguramente no pasará de febrero y sera el objetivo del rifle de algún señorito. En fin, en esto poco podemos hacer. Sólo admirar el gran ejemplar que es mientras podamos.
Resumiendo, una jorada la mar de entretenida y con observaciones interesantes e inesperadas.
Salud


sábado, 17 de octubre de 2015

Casas del Quejigal. Montes de propio de Jerez.

Este otoño me he llevado una grata sorpresa al saber que, por fin, han abierto algunas rutas al público en la finca de la Jarda. Esta finca pública está dedicada a la ganadería, a la caza, al corcho y, desde el 1 de octubre del 2015, al disfrute del público en general.
Como la ruta es nueva y la información que facilita EMEMSA, que es la empresa que lo gestiona, deja algo que desear por ahora, cuelgo aquí la foto del panel informativo y una pequeña descripción donde podeis ver algo más.
 Primero el mapa.
Ahora la descripción de lo que nos encontraremos.
 Y algunos datos más de interés.
Durante la semana había previsión de lluvia y hasta el viernes no empezamos a saber que llovería a partir del medio día. A nosotros nos gusta caminar bajo la lluvia y realmente nos daba igual que lloviera. Empezamos con muy buen pie porque por el camino vimos bastante bien a una garduña que estaba comiendo algo en la carretera. Empezamos la ruta a las 8:30.  El guarda, muy amable por cierto, se retrasó un par de minutos de nada, lo que permitío que nos hicieramos esta foto en plan coña. jeje.
Metimos el coche en la finca, nos explicó la ruta y las normas (no salirnos del sendero, no arrancar plantas, no molestar a los animales, etc), vamos, que no es más que tener sentido común, y comenzamos a andar. En la misma entrada nos recibe este horno.
El sendero comienza por un alcornocal jóven.
Es curioso ver a los alcornoques que no se han descorchado ninguna vez todavía. No parece ni el mismo árbol. jeje.
El sendero desciende bruscamente por un camino ancho, sinuoso y empedrado donde se aprecia que hace tiempo que no pasa ningún coche. Las vistas de la finca ya empiezan a ser bastante chulas.

Aquí vemos como, lo que creo que son picos picapinos, dejan sus marcas en los troncos de los alcornoques secos.
Cuando termina esta bajada nos topamos con lo que es el sendero principal. En él, un cartel informativo nos indica la dirección y distancia de lo que nos queda.
Cogemos el camino hacia las Casas del Quejigal.
 Como estaba blando el suelo, hemos visto multitud de huellas. Aquí vemos esta de corzo.
Esta de jabalí.
Y esta última que parece de zorro, aunque me despista el no ver las uñas marcadas siendo una huella tan profunda..
 Durante el camino nos encontramos con varias trampas para jabalies. Estas trampas están inutilizadas. Vemos como está amarrada la puerta al marco arriba.
Seguimos andando y nos metemos en un quejigal precioso.
Aquí oimos varios ladridos de corzo y vimos uno de refilón. También nos encontramos a una familia de cerdalís (cruce de cerdo y jabalí).
Empezamos a encontrarnos ya alguno de los manantiales que salpican todo el camino. El agua que se aconseja beber es la del manantial de la Casas del Quejigal.
Seguimos andando y comprobamos como los quejigos más viejos están sirviendo de soporte a las enredaderas.
También vimos varios comederos para los ungulados. Comederos que están también en desuso actualmente.
Otra de las cosas que nos dice que el otoño ya está al 100% son las setas. Hemos visto varios ejemplares de lo que creo que son champiñones silvestres.
Dejamos el quejigal y entramos en un precioso alcornocal.
Llegamos a la mitad de una pradera perfecta para buscar ungulados. No se hicieron de rogar y vimos una familia de 3 ciervas y un macho a muy poca distancia.
En los prados que nos rodeaban, a cierta distancia, también vimos alguna "familia" más.
El otro de los ungulados que vimos a placer ha sido el gamos ya que nos lo hemos encontrado en varias ocasiones.
Y sin darnos cuenta llegamos al último manantial.
Aquí vemos donde nace realmente el manantial de la Casa del Quejigal.
Aquí podemos observar como era el poblamiento de esta zona. El huerto, el manantial y la fuente, el horno de pan y la vivienda nos acercarán a la forma de vida de la gente del monte. Debía ser dura, muy dura, pero en un lugar tranquilo y precioso.
Y aquí vemos los restos de la casa.
Junto a la casa vimos a una familia de Jabalies, estos si, puros. Aquí estamos el equipo completo de exploradores. jeje.
En la zona hay varios rododendros esplendidos.
Y algunos eucaliptos. En la siguiente fotografía vemos como, a veces, no es suficiente con talar un árbol y éste puede recuperarse. Es increible la fuerza que tienen. Esto sólo lo había visto en algunas palmeras.
Y aquí la señal de final del sendero.
 Después de las fotitos de rigor, regresamos por el otro camino.

A la mitad del camino empezamos a ver como se oscurecía el cielo y empezamos a oir los primero truenos.

En el camino de regreso nos encontramos con el mismo paisaje. Manantiales, alcornocales y quejigales.
Cada vez estaba más oscuro el cielo en el horizonte.
El camino es una cómoda pista forestal siempre ascendente.
Y más quejigos y alcornoques.
Los madroños están cargaditos pero les falta todavía alguna semana más para que maduren.
En el carril nos encontramos con lo que parecía que era un huevo roto de reptil de unos 2 cm.
Comprobamos que había algo muerto en su interior y decidios abrirlo para ver que era. Nos quedamos perplejos al ver lo que parece un insecto algo pasado ya..... Si alguien sabe de lo que se trata le agradecería que me lo indicara.
Como no podía ser de otra forma, la lluvia nos cogió y nos encantó. jeje.
Empezo a llover, escampaba, llovía otra vez un poco y volvía a escampar. Fue justo cuando llegamos al coche cuando empezó a caer con ganas y las tormentas se sucedían una tras otra. En el coche teníamos que ir con cuidado porque el aguacero era importante.
En resumen, una ruta fácil, cómoda y muy bonita. Aunque ponga que se hace en menos de 3 horas, lo suyo es ir despacio, calladito y disfrutando de la soledad que todavía tiene el sendero e intentar ver algún mamífero.
Hemos tenido la suerte de ser uno de los primeros en visitar la zona y se nota. Se nota que el camino no está "andado" por demasiada gente y eso le da un valor añadido. No nos encontramos con nadie durante las 4 horas. Espero que la sensación de tranquilidad que desprende andar por la zona no se pierda nunca y que todos los visitantes mantengamos la compostura.
Las únicas "pegas" que he encontrado son:
*Que exista hora de entrada y de salida. No poder entrar antes de las 8;30 y tener que salir antes de las 18:00 me parece poco acertado. Los mejores momentos para encontrarte con la fauna (la berrea, el ladrido y la ronca, por ejemplo) son el orto y el ocaso del sol, por lo que esta restricción impide disfrutar de ella al 100% pudiendo ser, sin duda, uno de los mejores lugares para ello.
*La otra "pega", aunque esto es extensible a media España, es que está cercada en su totalidad por mallas cinegéticas. No me terminan de gustar.
Es IMPRESCINDIBLE solicitar permiso al ayuntamiento de Jerez.
En el siguiente enlace podeis hacer las reservas.
http://www.jerez.es/nc/ayuntamiento/empresas_y_fundaciones/empresas_municipales/ememsa/
Mi intención es ir haciendo poco a poco las rutas que se han abierto para conocer esa finca que desde siempre me ha llamado la atención.

Entradas populares