Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.
Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias

miércoles, 15 de febrero de 2012

El Buitre Negro. Un encuentro soñado.

El Buitre Negro es una de mis aves preferidas.

Es la  más grande de las Rapaces Ibéricas.  
Los adultos lucen un tono pardo oscuro en general,  que tiende hacia el negro en las puntas de las alas. Como el Buitre Leonado tiene la cabeza y el cuello desnudos, aunque presenta un plumón finísimo en las mejillas y sobre la cabeza. La tonalidad de estas zonas es violeta.
El ojo es pardo,  la cera y las patas gris azuladas.
Se diferencian fácilmente de los Buitres Leonados  por su coloración más oscura. Las alas tienden a caer hacia abajo en las puntas al planear. Mientras planea, a veces, da la impresión  de que sus alas son totalmente rectangulares. Al aterrizar levantan la cola y mantienen las garras plegadas hasta el último momento.
Se aprecia perfectamente el contraste entre el color claro de las patas y la cola oscura mientras vuela, cosa que no ocurre en los Buitres Leonados.
En vuelo muestran una cola más larga y un cuello más corto que los leonados. Además los Buitres Negros son más solitarios que éstos, se les suele ver en solitario o en pequeños grupos.


Los Buitres Negros no realizan espectaculares exhibiciones nupciales. No son aves dotadas de vuelos ágiles y acrobáticos, no pueden acceder fácilmente a alimentos para paliar el desgaste energético que estos vuelos supondrían. Estos grandes necrófagos se limitan a volar en pareja describiendo pequeños tornos y cortando sus trayectorias.
El nido es una compleja estructura de ramas y palos secos, que tapizan en su base de materiales animales y vegetales más flexibles y confortables.
En el mirador del  Salto del Gitano en Monfragüe se suele ver algún nido en la distancia.



Pues en la ultima visita a Monfragüe, iriamos por Torrejon el Rubio donde parariamos para comprar algo de comer y seguiriamos hasta Trujillo para enlazar con la autovia hasta Puerto Real.
Al salir de la tienda observé que había una gran cantidad de aves volando cerca del pueblo. Cuando llegamos a su altura paré el coche y observé que algunos Buitres Leonados aterrizaban  entre unas encinas en la zona, pero no lograba ver bien lo que ocurría. Un motorista, que me habia visto hacer fotos en el mirador del Salto de Gitano, me comentó  que se veían muy bien desde un carril cercano.
Entramos en el carril y ahí estaba un grupo de Leonados  comiendo a menos de 40m de distancia.
Estuvimos viendo un rato el espectáculo hasta que mi novia me dijo mira, mira, mira ¿eso es un Buitre Negro? En ese momento pasó por encima de nuestro coche un Buitre Negro y fue directo a la carroña expulsando a todos los Leonados.
  

Eligió que parte quería comer y el resto volvió a la pitanza.


Aquí os dejo un videocoping que muestra el momento.

 Los picotazos eran tan fuertes que movían la oveja del lugar. A veces los sujetaban con la pata para que no se moviera.


Las plumas que tiene entre el cuello y los hombros es una de las cracterísticas que los diferencia de los Leonados


Algunos Buitre Leonados que ya habían comido se habían retirado a los alrededores a descansar.
Con sus alas protegía la parte de comida que quería para él y controlaba en todo momento a los posibles adversarios.


 En un momento dado, el Buitre Negro me miró con una cara que daba miedo.


Estas fotografías están realizadas con mi 300 mm, en campo abierto o desde mi coche, y con el telescopio y la compacta a pulso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares