Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.
Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias

lunes, 28 de marzo de 2016

Ciudad Romana de Ocuri.

El pasado domingo teníamos la intención de hacer alguna ruta por la zona del puerto del Boyar, pero como al llegar estaba lloviendo y no estabamos físicamente al 100% decidimos optar por un plan B. Dimos una vuelta por Grazalema, luego fuimos a desayunar a la venta del puerto de los alamillos (gran tostada) y luego fuimos a visitar un rinconcito que no conocía y que llevaba tiempo en mi mente. El lugar es la ciudad romana de Ocuri.
Esta ciudad se sitúa en el Salto de la Mora (Ubrique), cerro desde el que se domina el paso natural hacia Benaocaz y la Manga de Villaluenga por un lado y la salida hacia el sur de la sierra por otro. Como nota curiosa, comprobamos que hasta el 2006, el nombre del "cerro de la mora" y las ruinas no se mencionan, por lo que desconozco si es reciente su "bautismo" o no  Otra de las curiosidades que podeis ver en los siguientes mapas es que hasta la década de los 30, la única vía de acceso desde Ubrique a Benaocaz era la calzada romana.  Marco con círculo rojo la ubicación de Ocuri. Mapa es de 1918.
Mapa de 1972.
 Mapa de 2006.
Su estratégica posición, nos indica que debió de ser un municipio romano de gran relevancia, hecho que queda igualmente demostrado por el gran porte de los restos arqueológicos que aún hoy día se conservan. El Mausoleo, La Muralla Ciclópea y las Termas así como el descubrimiento de monedas acuñadas allí , entre otros, son un exponente claro de su importancia.
El primer y autentico descubridor del yacimiento romano de Ocuri en tierras ubriqueñas fue Juan Vegazo. A finales del siglo XVIII, más concretamente en el año 1793, este rico agricultor compró los terrenos que comprendían el asentamiento para realizar allí una excavación, esperando encontrar la Pompeya Ocuritana. Vegazo dejó constancia escrita de sus descubrimientos, aunque la mayoría de los objetos que allí se encontraron, incluyendo estatuas y monedas de gran valor histórico, están perdidos en la actualidad.
Antes de comenzar os comento que para llegar hasta la ciudad hay que subir un desnivel de unos 100 metros por un camino en buenas condiciones. Este sendero, aunque bien marcado y restaurado, se empina bastante y es delicado para personas con movilidad reducida o con algún problemilla físico que no le permita andar con normalidad. Comenzamos andando por un prado y a medida que nos acercamos la pendiente aumenta.
 Pasamos por un tramo que se conserva todavía de la calzada romana.
La primera construcción que nos encontramos es el Mausoleo. Este edifico funerario se fecha entre el siglo I y el II d.C. y es el único que queda en pie en toda la ciudad.

Seguimos subiendo y nos encontramos con la muralla ciclópea de entrada. Esta muralla es de origen ibérico pleno. Se construye en el siglo V a.C.y se abandona en el siglo III d.C.
 Vista desde el interior de la ciudad.
Ahora estamos en una zona que no se ha excavado demasiado todavía.

 Al norte nos encontramos con la fuente de minerva (izq y arrib.) y una gran cisterna en muy buen estado.
 Aqui vemos la altura de la cisterna y parte del edifico que la rodeaba.
 Ahora atravesamos el foro
Y nos acercamos a las únicas termas identificadas en la sierra de Cádiz.


Desde aquí cruzamos otra vez el foro y vamos a la zona donde se cree que estaban las tabernas.
 Justo encima tenemos otra vivienda con su cisterna y unas vistas privilegiadas de la calzada romana, Benaocaz y la manga de Villaluenga, por lo que para controlar el trasnporte de mercancías era perfecto.



 En la zona hay alguna cisterna más y dicen que algún resto de acueducto pero no se visitan. También, junto a las ruinas de la casa que se hizo el primero que excavó la zona y "robo" casi todo lo valioso, podemos ver un acebuche de mas de 700 años y catalogado como árbol singular.
http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/BIO/DOC/ARB_SING/PDFs/Arb_744.pdf

En definitiva, un rinconcillo que no concía y que sirve para un perfecto plan B. Hay que ir con guía, a los horarios marcados por el ayuntamiento y el precio es de 5 € por persona. Más información en la página oficial.
http://www.ciudadromanadeocuri.es/acceso-y-horarios/

Salud.

domingo, 13 de marzo de 2016

Villaluenga-Navazo alto-Villaluenga

El sábado 12-3-16, mi novia y yo, hicimos la ruta circular que parte de Villaluenga, sube hasta el pico del Navazo Alto (1395m.) y regresamos bajando por la cañada del cintillo de los pozuelos (mapa 1918) aunque ahora se le llama cañada del puerto de los navazos. Es una ruta, de unos 9 km, que podemos hacer en unas 5:30 horas sin demasiados problemas.

Yo no uso GPS y sólo uso altímetro, brújula y mapa, por lo que el siguiente perfil es aproximado.

Partimos de la misma plaza de toros de Villaluenga. Veremos que hay una angarilla a 20m por la que hay que entrar. Desde allí sólo es cuestión de subir y subir. El camino no está marcado pero hay infinidad de lugares por donde subir.
 Empezamos a subir y en poco tiempo ya cogemos una altura considerable.
Ya cerca del refugio natural encontramos el carril bien marcado y empezamos a subir por la pedriza de su izquierda.
Encontraremos una angarilla que no hay que coger. Seguiremos acendiendo por la garganta que tenemos arriba nuestra. Es curioso como, después de casi 200 metros de desnivel todavía vemos nuestro coche.
Llegamos a un descansillo donde paramos a respirar un poco después de esta cuesta. Vemos como han puesto una cadena para evitar sustos en ese paso.
A partir de aquí la pendiente se reduce y giramos al sur para andar paralelo a la manga.

En este lugar vi la primera orquidea de la ruta. Orchis olbiensis.
Y un grupo de acentores alpinos.
Seguimos andando y vemos el macizo del navazo alto. No la cumbre porque desde esta perspectiva no se ve.

 Un poco mas arriba el sendero gira al oeste y llegamos al puerto del ahorcado.
 Desde aquí podemos ver al precioso polje de navazo alto.
Entramos en él y descansamos un ratillo al solecito. En este punto no tenía muy claro donde estaba el sendero y tiré de mapa para ver lo que me decía mi instinto (en este momento no sabía que el camino "principal" estaba justo antes de cruzar el muro por el que entras al polje. jeje). Decidí cruzar el polje hasta su extremo sur e intentar su ascensión por la cara suroeste, que me parecía lo más factible. Subimos por una zona arcillosa que no había visto en otro lugar.


En esta zona todavía quedaban zonas heladas.
Llegamos a la parte más alta y vimos que había una alambrada. Seguí consultando el mapa y vi que la cima estaba en la parte en la que estábamos, por lo que si la cruzaba una vez para buscar un camino, antes o después, la debería volver a cruzar. ¿y si subo y arriba no hay otro paso? En lugar de seguir y comprobar a donde me llevaba, decidí acercarme a la pared oeste de la montaña y vi que había un sendero por una pedrera que subia verticalmente. Decidimos subir por alli extremando las precauciones porque no había ni una piedra fija y la pendiente era más que considerable.
En este tramo me topé con una formación rocosa muy curiosa y que no había visto antes. Era una formación de cuarzo "creo" que me recordaba a la famosa "rosa" de Tenerife. Le faltan algunas "columnas" pero se ve perfectamente. Si alguien la ve, le rogaría que no la tocara porque se ve muy fracturada y frágil. Es una curiosidad digna de preservar. Además, el encanto que tiene es verla así, en su conjunto. Si te llevas un trozo sólo será una piedra más.
 Aquí un poco más cerca para ver como ya han desaparecido muchos trozos.

Seguimos subiendo y mirando muy bien donde pisamos.
Y al final, llegamos arriba.

 Aquí vemos la de capas de pintura que tiene ya. Hay que estar aburrido.......
Desde arriba las vistas son impresionantes, llegando a ver incluso África.

Comenzamos a bajar hacia el polje del navazo alto, ahora si, por la ruta normal.

 Aquí vimos 2 ejemplares más de la misma orquidea.

Cruzamos el navazo alto y llegamos al navazo bajo.
 Lo cruzamos y subimos al puerto de los navazos.
Una vez arriba, comenzamos una larga bajada hacia la carretera.


 Atravesamos el área recreativa y enlazamos con el camino de piedra que llega hasta Villaluenga otra vez.


En este tramo vimos alguna collaba negra y algunas chovas piquirrojas.

En definitiva, una ruta bonita que merece mucho la pena.
Salud.


Entradas populares