Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.
Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias

domingo, 11 de marzo de 2012

Inolvidable jornada con el Águila Perdicera


A mediados de la semana pasada tenía previsto acercarme al estrecho a disfrutar de la migración primaveral.
El viernes tuve conocimiento que seguía el grupo de Barnaclas carinegras en la desembocadura del Guadalquivir y pensé seriamente ir a verlas. Lo que ocurría era que se estaban viendo a las 16:00 aprox.
Al final, como el viento de levante soplaba con fuerza y lo que tenía era la mañana libre, decidimos dar una vuelta por la sierra de Grazalema en busca de las rapaces.
La ruta seguida fue  El Bosque-Grazalema- Villaluenga, parando un rato en las pocas curvas que se puede parar, mirando los cortados y rocas sueltas que por allí se dan.

De paseriormes, lo más destacable fue ver un Herrerillo Capuchino, al que nunca había visto antes y me pareció una preciosidad. Otros avistamientos interesantes fueron algunos roqueros solitarios, carboneros comunes, petirrojos, arrendajos, pinzón común, zorzal común, verdecillos, mirlos comunes, paloma torcaz y turca, golondrinas comunes y aviones roqueros.


Por la carretera entre Arcos y El Bosque, se nos cruzó un meloncillo.
Ahora empezaré a relatar lo más relevante en cuanto a los avistamientos de las rapaces.
En una de las paradas vimos por el cielo un falcónido. Paramos el coche y lo miramos mejor. Era una hembra de Halcón Peregrino que se posó en un cortado.
Empezó a emitir sonidos y volvió a salir volando del lugar.
En ese momento llegó el macho con una presa en las garras y se puso a comer en el mismo cortado. Debía ser un pajarillo muy pequeño, porque le duró muy poco. 
El macho hizo un par de piruetas y se posó en las rocas nuevamente. La hembra  estaba en las proximidades sin alejarse demasiado.
La diferencia de tamaño entre los dos era considerable cuando volaban juntos.
Lo que más me sorprendió del macho fue ver como tenía en el pecho una especie de babero blanco impoluto, sin ninguna mota negra. En la foto se aprecia un poco ese babero.

 
Después de más de 1 hora disfrutando de sus vuelos, decidimos emprender la marcha y seguir buscando alguna sorpresa más.
Paramos en otra curva y, en un árbol de la cima, vi un punto blanco. Con los prismáticos teníamos dudas si era una Calzada, Alimoche o Perdicera.
Por el lugar en el que se encontraba posado, casi descartamos al Alimoche de inmediato porque tienen querencia a posarse en los acantilados y tenía uno a su lado.
Una vez pillamos los telescopios ya era “harina de otro costal”, nos subió la adrenalina al ver una adulta de Águila Perdicera. 

Ver a uno de estos adultos, sin molestarlo, mientras está tranquilo en su atalaya, es uno de los mejores momentos que se puede tener en la naturaleza y más aun cuando nos dimos cuenta que había cazado una presa y estaba comiendo. 
Aquí os dejo un enlace de videocoping mientras comía.


En aquel momento decidimos “acampar” allí hasta que se fuera y no dar mas vueltas.
Al estar este ejemplar en solitario, no fuimos capaces de distinguir si era la hembra o el macho. Supusimos que la otra parte de la pareja estaría en el nido incubando a su futura prole. 
El tamaño que tenía nos hizo pensar que sería una hembra, pero después de ver el capítulo del Águila Perdicera de "Felix Rodriguez de la Fuente" dice que el macho siempre es mas blanco que la hembra, por lo que posiblemente sería el macho, aunque repito que sin la otra parte de la pareja es una simple intuición.
 
Cuando menos lo esperamos, salió volando y, para nuestra sorpresa,  se puso en un árbol más cercano aun donde se le podía ver perfectamente. En esa ubicación se podía ver perfectamente cada detalle de su imponente figura.
La distancia era perfecta para verlo a placer, la luz algo dura para las fotografías pero disfrutamos durante más de 1 hora de uno de los mejores avistamientos de esta especie que he tenido nunca.


En ese nuevo posadero empezó a comer otra vez y pudimos distinguir a su presa. Sus patas rojas y plumas grises nos hacían deducir que era una Paloma.


La fotografía no tiene la calidad suficiente para que podáis distinguir las plumas, pero las patas se aprecian algo. Ni que decir tiene que con el telescopio lo podíamos distinguir muchísimo mejor y ver las plumas salir volando mientras comía.
Aquí tenemos otra imagen de la rapaz comiendo.

 
Cuando intentaba hacer una fotografía a mayor zoom, se aprecian las carencias de mi pequeña compacta, pero os  podéis hacer una idea de la calidad del avistamiento.



Todas las fotografías están tomadas con Digiscoping y a varios cientos de metros.

 Aqui os muestro tambien un pequeño video de la perdicera comiendo.


Los Cernícalos Vulgares estaban presentes en la mayoría de los cortados.
Vimos también ilusionados, como la migración tiene en la sierra de Grazalema uno de sus carriles principales al norte, porque vimos  varias Culebreras y Milanos Negros dirección norte.

Como siempre intento, todas las fotos y avistamientos están realizadas influyendo lo menos posible en el comportamiento de los animales. Anteponiendo siempre la tranquilidad del animal al avistamiento, foto o video.
Este espectáculo lo he presenciado en la compañía de Alfonos Ramos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares