Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.
Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias

sábado, 7 de enero de 2012

Las últimas Avutardas andaluzas

A medida que iba familiarizándome con las aves de nuestro entorno, me resultaba más fácil
imaginar los recuerdos que mi padre me contaba, donde me decía que en las inmediaciones de
Puerto Real había una gran cantidad de aves esteparias como las Avutardas o Sisones Comunes.
Estas aves fueron desapareciendo de gran parte de Europa y sólo se han quedado en el centro de
España.
Al ser unas aves de una importante envergadura, en tiempos de escasez servían de alimento a
los habitantes de los pueblos cercanos.
Cuando se prohibió la caza en todo el territorio nacional se estabilizó e incrementó levemente la
población.
En nuestra provincia hace unos años murió el último ejemplar que vivía en la Janda.
Cada vez que conocía más a la Avutarda más ganas tenía de verla en realidad y ver el
comportamiento que tiene en estado salvaje.
Lo más representativo de la Avutarda es el celo del macho que se transforma por completo para
llamar la atención de la hembra.
Este espectáculo se da en pocos días primaverales y para verlo de cerca o hacerle fotografías,
debes reservar con mucha antelación un hide privado en determinadas zonas de la estepa
extremeña, pagando por ello y tener la suerte que pasen por allí ese día.
En estos momentos hay un par de zonas donde se puede disfrutar de las Avutardas. El nucleo mas representativo de Andalucía esta en las cercanias de Osuna (Sevilla), con unos 80 individuos.
Las vivencias que aqui os relato estan ubicadas en otro nucleo de poblacion de menos de 30 individuos. Debido a la fragilidad de este grupo, no voy a dejar constancia del lugar en el que se encuentra por motivos evidentes.
En febrero fui con mi novia a verlas por primera vez. La zona es una sucesión de colinas sembradas de cereal donde tienen su casa éste ave tan peculiar.
Llegamos al lugar y estaban ahí tranquilamente. Esa tarde conté 7 machos y 12 hembras.
Al ser invierno, estaban los machos por un lado y las hembras por otro.
Me resultó curioso que siempre mantuvieran el contacto visual entre los dos grupos.


La distancia a la que se observan es grande pero con el material óptico adecuado puedes
disfrutar de ellas perfectamente.


En el mes de marzo me informaron que había empezado el celo y me dirigí de inmediato a ver si
pillaba ese famoso espectáculo.
Nos cuadró un día que soplaba levante fuerte en el estrecho y que incluso llegaba a Sevilla, por
lo que la actitud que tenían era totalmente pasiva.
Estuvimos disfrutando de los primeros Sisones que veía en mi vida y de las demás aves de la
zona.
Los Sisones son Avutardas más pequeñas que tienen el celo también muy bonito, haciendo
movimientos bruscos, saltando… el macho tiene un collar negro reluciente.


Estos animales mientras vuelan emiten un sonido agudo que les caracteriza y que los distingue
del resto de aves voladoras. Se dice que su nombre viene de ese “siseo” al volar.
Siempre que veo esos animales me quedo contento pero me fui con un sabor agridulce por no
poder ver el cortejo.
A los dos días me volvieron a decir que estaban dando un espectáculo otra vez. Eso me llevó a
pensar que el viento es determinante para su espectáculo de plumas, viéndose afectada su puesta
en escena.
A la semana siguiente quería ir pero no sabía con quien. A las 6 de la mañana del día en
cuestión decidí ir solo y ver qué ocurre.
Era una mañana perfecta porque ni llovía, ni hacia viento y era la época adecuada. Llegue a las
8:30 al lugar y fui a otro sitio donde me indicaron que se podían ver también.
En ese lugar ya había un observador que no parecía tener demasiado éxito.
Yo, sabedor que era sábado y que puede ser muy concurrida la zona por personas como yo, me
fui al sitio de siempre.
Mientras llegaba con el coche, vi varios ejemplares volando de un lado a otro detrás de las lomas.
Me baje del coche, me senté junto a él y empecé a otear el horizonte.
Mire a media loma cercana y vi un ejemplar, lo enfoqué con el telescopio y eran dos machos
peleándose en posición de cortejo. (foto Digiscoping)

 
Se quedaron más de una hora “pico con pico” enfrentados con algún picotazo esporádico.
Aqui podeis ver el video del momento. 

Hasta que la llegada de un tercer macho provocó una pelea entre ellos, siendo uno expulsado de la zona.


En una colina cercana había un macho con una hembra y estaba haciéndole el baño de espuma.
El macho le enseñaba la parte trasera mientras ella iba picando el suelo sin hacerle demasiado
caso. Esta observación se hizo a una distancia enorme, casi sin posibilidad de disfrutar como
merecía el acontecimiento.
Al dia siguiente, viendo que el celo estaba ya con fuerza, volvi a ver si podia disfrutar del celo al 100%.
La climatología no era nada favorable. Se pronosticó lluvia para toda la mañana, lloviéndonos
por el camino e incluso llegando a pensar seriamente hacer otro itinerario en coche más cercano.
Al final decidimos ir y ver que pasaba. A medida que nos acercábamos nos dábamos cuenta que
la posibilidad de lluvia era menor pero lo que había era una neblina que no permitía ver en la
lejanía con total claridad.
Llegamos al lugar, fuimos al primer lugar donde estaba el observador el día anterior y vimos un
ejemplar a lo lejos que se perdio de inmediato.
Con la intranquilidad de que ocupasen el lugar tan bueno que tenía el día anterior, nos dirigimos
allí inmediatamente.
Llegamos y vimos que se recortaba en la cima de una colina el primer macho.
Junto a él había 4 hembras. Fue el primer macho al que pudimos ver hacer el baño de espuma de
forma aceptable.

En una colina cercana vimos otro individuo haciendo el baño de espuma y algunos sisones en
situación de cortejo.


En ese momento apareció un globo aerostatito y espantaron a muchos animales que se perdieron
en las colinas cercanas.
Como todos se fueron en dirección norte y paralelo a la carretera huyendo del globo, decidimos ir en su busca e intentar verlas un poco más.
Llegamos a un lugar donde se posaron 3 sisones y paramos el coche. Desde el mismo coche vimos 4 ejemplares de Avutardas hembras y un macho que iba en su búsqueda.
Yo me dispuse a hacer un barrido y toco el premio gordo. En una colina estaban casi todas las
Avutardas de la zona allí concentradas (6 machos y 21 hembras)
Eso si era lo que llevaba buscando en las tres visitas anteriores. Unos machos haciendo los
baños de espumas.


Como se puede oir en el video, se escuchan perfectamente los coches pasando por nuestro lado. Pongo esto para que quede claro que todo este relato esta realizado sin influir lo mas minimo en el comportamiento del animal. Los videos son de Digiscoping a pulso. La distancia tambien era grande y la luz pésima, de ahi la falta de calidad. Pero el documento si me parece genial.
Otros machos estaban haciendo la rueda alrededor de las hembras y otros tantos descansando o comiendo en la zona.
Este de la imagen, terminó con buenos resultados su espectáculo y llegó a copular con la hembra. Eso fue la culminación del día.
No solo vimos el celo y el cortejo sino que también vimos la copula de 2 Avutardas.


Este es un fragmento de la copula. La hembra estaba debajo “aplastada” el tiempo que se llevo el
macho dándole picotazos en la cabeza hasta que copularon se fue cada uno por un lado. Yo simplemente flipé con el espectáculo.
Si a todo esto le sumamos la presencia continua de Aguiluchos Cenizos, Sisones, Alcaravanes,
Calandrias, Abejarucos y Perdices, hacen del lugar un lugar interesantísimo desde el punto de
vista ornitológico.
No creí nunca que pudiera ver “in situ” toda la evolución del cortejo de una especie como la
Avutarda sin desplazarme demasiado de mi hogar.
También disfruté muchísimo con los Sisones que nunca había visto antes y me parecieron más
escasos que las Avutardas en la zona.
Supongo que si quisiera hacer una fotografía de póster de este animal tendría que pagar por ello
pero, sinceramente, me basta y me sobra con las fotos y videos que he realizado y con los
recuerdos que me llevo de los encuentros.
Solo espero que algún dia puedan volver a sobrevolar mi provincia como en tiempos pasados.

NOTA IMPORTANTE: La Avutarda es un ave que mantiene muy bien las distancias. Si detectas que el animal se va del lugar andando tranquilamente o volando, es que has superado la distancia de seguridad. Lo normal es que se aleje y no la vuelvas a ver. NUNCA ENTREIS EN LOS CULTIVOS SIGUIENDOLAS. Ellas estan acostumbradas a ver personas en las carreteras y carriles, pero no dentro de los campos. No salir de los carriles por favor, como veis, no hace falta. Lo único que conseguireis es que dejen ese lugar en el que se sienten seguras y poner en peligro su vida. Tambien puede que el dueño de la finca, si ve personas dentro de su siembra las empiece a ver como un problema y es lo último que le hace falta al animal.  Si os manteneis a una distancia en la que ellas están tranquilas, podreis disfrutar de todo lo que os he narrado anteriormente.

1 comentario:

  1. Hola, soy de Osuna y aficionado a los pajaros, y conozco esta población de avutardas más o menos bien. Hasta hace unos 5 años los censos daban una población de unas 80 o 90 aves, tal y como tu comentas, pero según datos más actuales y sobretodo más exhaustivos en la comarca de Osuna y alrededores (lo que viene siendo la ZEPA Campiñas de Sevilla, que abarca territorios de Osuna, La Lantejuela, Écija y Marchena) hay unas 125- 130 avutardas, siendo ahora mismo la mayor población de Andalucía. Sisones también hay bastantes, pero mucho menos que antes. Mi abuelo me contaba que hasta los años 60 era común cazarlos para comerselos, y que había tantos que una vez mató ocho de un tiro. (Tras contarme eso estuve tres días sin hablarle) El alcaraván sigue siendo un ave muy abundante en la zona, hasta el punto de que a los ursaonenses se nos llamaba así, alcaravanes.
    Como bien dices esta es una población avutardera muy fragil y en permanente peligro, con múltiples amenazas y muy esquivas, es toda una gozada poder salir al campo a verlas, pero de lejos y con las mínimas molestias.
    Me ha alegrado ver que se conoce esta población y que viene gente de otros sitios a verla, y que las respeta a ellas y al entorno aún disfrutando de estas.
    Un saludo, Diego

    ResponderEliminar

Entradas populares